¿Eres profesional?
amigdalitis-oído

Amigdalitis-oído: causas y síntomas

Las infecciones de amigdalitis-oído tienen diversos orígenes, entre ellos cabe mencionar los cambios bruscos de temperatura. Otros factores como el hacinamiento en sitios públicos, la quema de basura y la contaminación ambiental, también influyen en su aparición.

Existe la posibilidad de que una infección de amígdalas y una de oído se manifiesten al mismo tiempo. Sin embargo, lo más común es que el dolor de oído que se presenta junto con la amigdalitis sea de carácter reflejo. Internamente el oído se conecta con la faringe por lo que una amigdalitis puede causar dolor por contigüidad.

Amigdalitis: oídos tapados

La amigdalitis, también pueden producir la sensación de tener los oídos tapados. Cuando esto ocurre, las trompas de Eustaquio, que se encuentran entre la parte posterior de la nariz y el oído medio, se obstruyen. Entonces es muy probable que sientas presión, mareo y dolor en los oídos.

Para aliviar esta molestia mastica chicle o intenta tragar, esto con la finalidad de abrir las trompas de Eustaquio. Si lo anterior no te funciona, inspira profundamente y tapa la nariz con los dedos manteniendo cerrada la boca. Luego, trata de soplar suavemente por la nariz, al hacerlo puede desaparecer la incomodidad.

Amigdalitis: dolor de oído

Una amigdalitis puede llegar a ser muy dolorosa y el malestar empeorará al tragar. La mayoría de los pacientes que la presentan evitan beber o comer porque se aumenta la molestia y el ardor. En ocasiones, se desarrolla un dolor de oído porque los nervios posteriores de la garganta pasan muy cerca del mismo.

El responsable de que esto ocurra es el nervio glosofaríngeo, el cual tiene ramificaciones que llegan al oído conduciendo hasta allí el dolor. Así, al aparecer una amigdalitis, podemos tener un fuerte dolor de oídos y al ser examinado por el especialista no encontrarse ninguna infección en esta área.

amigdalitis-oído tapados: tratamiento

Para tratar la amigdalitis, primero se debe identificar si la infección es vírica o bacteriana. Si es vírica, se debe ayudar al sistema inmunitario a activarse y defenderse. Para ello, se recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura, la hidratación frecuente y el tratamiento con paracetamol (bajo prescripción médica).

En ciertos casos el especialista puede indicar también antiinflamatorios no esteroideos. En el caso de ser una amigdalitis de origen bacteriana, el médico indicará antibióticos de amplio espectro. Si la infección de amígdalas es recurrente, debe realizarse un antibiograma para determinar el fármaco más adecuado.

Con relación al tratamiento para oídos tapados, hay varias formas de abordar el problema. En algunos casos puedes poner en práctica acciones sencillas como tratar de bostezar, pero hay situaciones en que puedes necesitar de medicamentos farmacológicos. Seguidamente, te indicaremos algunas opciones:

  • Descongestionantes nasales.
  • Esteroides nasales tópicos.
  • Antihistamínicos.

Recuerda que el oído es un órgano muy sensible, si el problema persiste lo más indicado es que visites un otorrinolaringólogo. De igual forma, evita introducir hisopos de algodón en los oídos para limpiarlos con demasiada frecuencia, porque a la larga puede ocasionarte problemas en esa zona.

Cómo afecta la amigdalitis al oído

La amigdalitis afecta al oído, produciendo en este un fuerte dolor. A este dolor, se le denomina otalgia refleja y en algunos casos puede llegar a ser incapacitante. Afecta tanto a niños como a adultos y puede aumentar de intensidad al procurar masticar y tragar.

La otalgia refleja se origina por la inervación sensitiva del pabellón de la oreja, del conducto auditivo externo y del oído medio. En consecuencia, si se genera un estímulo doloroso en un área cercana, el paciente sentirá el dolor como si se produjera dentro del el oído. Esto, a pesar de que se haya originado en otro lugar.

Dolor de oído por amigdalitis

El dolor de oídos por amigdalitis es un síntoma de consulta médica bastante común. Para hacer el diagnóstico clínico, el especialista realiza una historia minuciosa y un exhaustivo examen físico al paciente. En los niños esta afectación es algo muy frecuente y les ocasiona decaimiento, rechazo a los alimentos y fiebre.

Las características del dolor ayudan a identificar el origen del mismo. Síntomas como la fiebre y el dolor de garganta, se asocian con la presencia de amigdalitis. Otra característica inconfundible es la manifestación de dolor en ausencia de infección en el oído.

amigdalitis-oído-1

Amigdalitis-oído: que es

La amigdalitis-oído, es el producto de una inflamación aguda en las amígdalas ocasionada por una infección, la cual irradia el dolor hacia el oído. El principal síntoma de la amigdalitis es el dolor de garganta. En algunos casos el dolor y la inflamación son tan fuertes que hacen muy difícil la deglución.

Para el tratamiento de esta afección el especialista generalmente recomienda analgésicos y en casos de afectación severa indicará también antibióticos orales. Te aconsejamos que jamás te automediques, acude al médico, esta es la única persona facultada para indicarte un tratamiento en caso de que sea necesario.

Amigdalitis, oído: síntomas

La amigdalitis genera una inflamación en la parte posterior de la garganta y esto como consecuencia es capaz de provocar el dolor de oído. A continuación, mencionaremos los principales síntomas:

  • Dolor de garganta.
  • Placas de pus en las amígdalas.
  • Ganglios linfáticos inflamados detrás de la oreja.
  • Dolor de oído.
  • Dificultad para beber líquidos y/o tragar alimentos.
  • Escalofríos, fiebre y fatiga.

Esta enfermedad es común en invierno, pero hay otros elementos que pueden desencadenarla, como: el humo, vapores irritantes, las alergias, el resfriado y la gripe. En el caso de los síntomas del dolor de oído, aparte del dolor y el malestar, aparece una desagradable sensación de tener los oídos “tapados”.

amigdalitis-oído: causas

Es fundamental identificar las causas de la amigdalitis ya que de eso dependerá el tratamiento a ser administrado. Esta afectación puede ser originada por virus o por bacterias. La amigdalitis vírica es provocada por rinovirus y adenovirus. En cambio, la bacteriana es producida por una infección ocasionada por bacterias.

Por otro lado, una de las causas del dolor de oído es la amigdalitis, algo que ya hemos venido explicando en párrafos anteriores. También, puede ser originado por lesiones e irritaciones en el oído.  Otras causas comunes son los cambios de presión por altitud, la presencia de un objeto extraño y la infección de los senos nasales.

¿Te ha gustado la información?

Deseamos que haya sido de tu agrado este contenido sobre amigdalitis-oído: causas y síntomas y que haya servido para aclarar todas tus dudas. De la misma manera, esperamos que consideres la gran importancia de acudir al otorrino ante posibles problemas de oído y garganta. ¡Evita medicarte por tu cuenta!

¿Quieres mejorar tu audición?

¡Te asesoramos!

Prueba audífonos
gratis ahora

¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

Leave Your Comment

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com

Contacto

¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

Te llamanos

Encuentra tu centro auditivo

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?