¿Eres profesional?
Audiometro

Audiómetro

Gracias a la innovadora tecnología, hoy en día se ha logrado crear el audiómetro, un increíble instrumento capaz de realizar exámenes auditivos. No es un secreto que tanto el oído como el gusto, el tacto, la vista y el olfato son los cinco sentidos principales. Por lo tanto, deben ser cuidados.

Sin embargo, no se trata de un simple cuidado, sino de uno que se realiza a través de exámenes y herramientas digitales. Asimismo, dichos exámenes no los efectúa cualquier persona, sino un especialista en el área.

¿Qué es el audiómetro?

El audiómetro es un instrumento digital con el cual el audiometrista efectúa exámenes auditivos. Gracias a su diseño compacto, dichos exámenes pueden ser realizados a través de la vía ósea y aérea. Además, también permite la ejecución de logoaudiometrías con micrófono o grabador.

¿Cómo funciona?

Para realizar este examen es necesario que el paciente disponga de unos audífonos (la mayoría de las clínicas los colocan al realizar el examen). Asimismo, también necesitan una cabina audiométrica. En caso de no contar con ella, pueden realizar el examen a través de la vía ósea o con los altavoces externos.

Al iniciar el proceso, el médico deberá evaluar los niveles y la frecuencia de los Hz producidos. Cabe destacar que para la conducción aérea las frecuencias que se utilizan son de:

  • 250
  • 500
  • 1000
  • 2000
  • 3000
  • 4000
  • 6000
  • 8000

Todas en Hertz y evaluadas en ciclos por segundo. Por otra parte, las frecuencias que se usan en audiometría convencional para la conducción ósea son:

  • 250
  • 1000
  • 2000
  • 4000

Igualmente, todas en Hertz. Por supuesto, el audiómetro esta calibrado de tal manera que predice o avisa, en un promedio, cuál es el tipo de audición del paciente. Entonces, las pérdidas auditivas se clasifican en:

  • -5 – 20 dB para una audición normal
  • 20 – 40 dB se considera una hipoacusia leve
  • 40 – 70 dB se considera una hipoacusia moderada
  • 70 – 90 dB se considera una hipoacusia severa
  • 90 o más para una hipoacusia profunda

Otro detalle, cuando el paciente se somete al audiómetro solo él puede escuchar los pitidos producidos por el aparato. Entonces, deberá indicar a la especialista cada vez que un nuevo pitido sea oído.

Finalmente, una vez completada la prueba, el audiómetro imprime un resultado gráfico. Dicho resultado es evaluado por el audiometrista, luego, el mismo médico es quien confirma una pérdida auditiva parcial o completa.

 Partes de un audiómetro

El audiómetro está conformado tanto por componentes internos como por componentes externos. En la parte interna se pueden apreciar únicamente tres piezas:

  1. El oscilador o generador electroacústico. Es quien se encarga de emitir frecuencias de tonos puros. Dichas frecuencias varían en octavas desde 125 hasta 8000 Hz.
  2. El amplificador. Como lo indica su nombre, es lo que amplifica los sonidos. Puede aumentar hasta 120dB la ganancia de las frecuencias generadas por el generador electroacústico.
  3. El atenuador. En quien se encarga de controlar los tonos del amplificador. La intensidad varía desde los 10 hasta los 120dB.

Por otro lado, los componentes externos son más que los internos, de hecho, específicamente necesita de siete piezas:

  1. Micrófono
  2. Pantalla: muestra los resultados.
  3. Controles de operación: inician o acaban el estimulo.
  4. Control de feedback: ofrece retroalimentación auditiva y visual al audiometrista.
  5. Panel de transductores y selectores: convierten la señal eléctrica en acústica.
  6. Botón de estímulo
  7. Control de cambio de oído

La máquina es precisa y muy certera. No obstante, es recomendable realizar una revisión y mantenimiento cada tres meses. En especial en la pieza encargada de calibrar los estímulos.

Tipos de audiómetros

Cuando se habla de tipos de audiómetros, muchos los califican en manuales, digitales, por tipo de tonos, normales, profesionales o clínicos. No obstante, todas estas categorías están incluidas en tan solo tres audiómetros:

1.   El audiómetro de tonos puros

Son los que mayormente están controlados por el especialistas que efectúan la prueba, es decir, es el audiometrista quien genera los pitidos de manera manual. En cuanto a su frecuencia, es fija y de distorsión baja, además, los niveles de amplitud se pueden controlar.

2.   El audiómetro de tonos puros de alta frecuencia

Es idéntico al anterior solo que, esta vez, el rango es superior. Este tipo de audiómetro genera una frecuencia fija y de distorsión baja. Sin embargo, logra alcanzar hasta los 16 KHz.

3.   Los audiómetros de registro automático

Como lo indica su nombre, es un audiómetro digital. Entonces, este, en lugar de realizar pitidos manualmente, lo hace de manera semiautomática, variando los niveles con cada respuesta del paciente.

El audiómetro clínico

A pesar de que este entra en el segundo tipo, hay que resaltar un dato importante. El audiómetro clínico, a diferencia del resto, permite la realización de pruebas supraliminares.

Dichas pruebas estudian el comportamiento del oído frente a sonidos que aún son claramente audibles al paciente. Además, también examina perturbaciones de la sensación sonora, la frecuencia, la intensidad y el tiempo que perdura el estímulo.

¿Quieres mejorar tu audición?

¡Te asesoramos!

Prueba audífonos
gratis ahora

¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

Leave Your Comment

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com

Contacto

¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

Te llamanos

Encuentra tu centro auditivo

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?