enfermedad-de-Meniere

MAREOS: SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD DE MENIERE

La enfermedad de Ménière es un trastorno caracterizado por episodios de vértigo (sensación de inestabilidad y mareos), pérdida de audición intermitente y tinnitus. Quienes la padecen suelen también experimentar vahídos intensos e inexplicables, náuseas y espasmos. Constantemente son acompañados de un efecto de presión auditiva.

Por otro lado, los médicos principalmente evalúan al paciente, mediante una resonancia nuclear (RMN). Además, una dieta baja en sal y diuréticos podrían minimizar los síntomas y la frecuencia de las convulsiones. Ciertos medicamentos, así como algunos ejercicios, podrían contribuir a aliviar el vértigo; sin embargo, no previenen las causas asociadas a dichas convulsiones.

Enfermedad de Ménière: Causas

Se considera que la enfermedad de Ménière es causada por una afección en el oído interno. Este se llena de líquido en una composición semejante a un saco denominado endolinfático y se genera y reabsorbe constantemente. Tanto un incremento como una disminución en la reabsorción harán que se acumule líquido en el oído. Este trastorno suele aparecer en personas de entre 20 y 50 años.

Síntomas

Entre los indicios, que pueden durar de 1 a 6 horas, aunque en casos raros tienen la posibilidad de prolongarse por un día, los más frecuentes son:

     

      • Convulsiones repentinas (agudas) de causa desconocida.

      • Mareos, náuseas intensas y discapacidad visual.

      • Presión auditiva.

      • Audición fluctuante.

    En varios ocasiones, las afecciones auditivas, o lo que se conoce como tinnitus, aparecen meses o inclusive años antes del primer vértigo.

    Diagnóstico

    El especialista examinará al paciente y hará un mapeo de la patología, la cual consta de una o varias de las siguientes pruebas:

    Evaluación sensorial

    Un examen de audiometría mide qué tan bien el paciente detecta sonidos de distinto tono y volumen, así como palabras que suenan igual. De esta forma, individuos con dicha patología, comúnmente poseen complejidad para oír las frecuencias bajas, pero poseen una escucha regular para las medias.

    Equilibrio

    Entre periodos de vértigo, es importante conocer cómo se encuentra el paciente. No obstante, es probable que tenga desequilibrios. Algunas de las evaluaciones para ahondar en esto son:

       

        • Examen en sillón giratorio. Es un análisis que mide el funcionamiento del oído interno, a medida que hay un desplazamiento ocular.

        • Posturografía. Es una prueba computarizada que hace una revisión al sistema nervioso, así como piel, tendones, articulaciones y músculos. También averigua cuál de ellos presenta inconvenientes.

        • Electrococleografía. Permite mirar el oído internamente para saber si hay acumulación anormal de líquido.

      Otros exámenes

      Los estudios de laboratorio e imagen, permiten descartar trastornos, como tumores cerebrales o esclerosis múltiple. Esto porque dichas patologías muestran síntomas parecidos a los de Ménière. Aunque hasta hace algunos años esta enfermedad era incurable, ahora la ciencia cuenta con tratamientos que minimizan la frecuencia de los vértigos.

      Medicinas para el vahído

      El médico puede recomendar meclizina y diazepam (Valium). De igual manera, pudiera recetar la prometazina, que permite controlar náuseas y espasmos, entre otros males.

      Tratamiento a largo plazo

      De igual manera, el especialista puede recetar un diurético para minimizar la retención de líquidos y eliminar el consumo excesivo de sal. Esto ayuda a controlar al paciente y a reducir efectos de la inflamación.

      Técnicas no invasivas

      Personas con esta patología también pueden beneficiarse de tratamientos como:

         

          • Rehabilitación. Si tiene inconvenientes para equilibrarse, la terapia vestibular puede auxiliar, en algunos casos.

          • Uso de audífonos. El doctor puede remitir al paciente a un especialista que se encargará de examinar el caso, así como atenderlo para colocar aparatos auditivos.

          • Presión. Se basa en una terapia que permite minimizar la acumulación de líquido en el oído. Es un procedimiento casero que debe hacerse principalmente, 3 veces al día, por 5 minutos.

        Si los procesos conservadores enumerados antes no funcionan, el especialista puede recomendar procedimientos más agresivos.

        Irrigación en el oído medio

        Los medicamentos se colocan en el órgano auditivo y desde un consultorio. Se trata de inyecciones compuestas por Gentamicina. Este antibiótico disminuye los síntomas. No obstante, existe el peligro de una mayor pérdida de audición. Algunos esteroides contribuyen a mantener el control de los vértigos. Aunque estos podrían ser menos eficaces que la gentamicina u otros antibióticos.

        Cirugía

        Si otros tratamientos no han ayudado, la cirugía podría ser una elección. Algunos de los procedimientos más aplicados son:

           

            • Método del seno linfático. Se descomprime para minimizar el exceso de líquido. En algunas ocasiones, se combina con drenaje en el oído interno.

            • Laberintectomía. Se extrae una parte del oído. Este método solo se hace si ya se ha perdido la audición o esta patología está avanzada.

            • Corte transversal del nervio. Se basa en recortar la vena que conecta los sensores y el oído con el cerebro. Este método necesita anestesia general y hospitalización.

          Conclusión: Cambio de hábitos

          Numerosas técnicas de cuidado personal suelen minimizar los efectos de esta enfermedad. Considera los siguientes consejos para practicarlos en casa.

             

              • Siéntate o acuéstate si estás mareado.

              • Evita hacer movimientos repentinos, así como ver televisión o leer.

              • Trata de conservar la mirada a un objeto quieto.

              • Descansa luego de las convulsiones.

              • Usa buena iluminación por la noche.

              • Utiliza un bastón para apoyarte si padeces de desequilibrio.

              • Disminuye la ingesta de sal.

              • Evita el consumo de café, alcohol y tabaco.

            La enfermedad de Ménière afecta a la persona, a su entorno, productividad y, por consiguiente, a su calidad de vida. Por eso, es importante conocer más sobre este trastorno y los avances médicos tanto como sea posible.

            Centros Multiacústica

            Centros Multiacústica

            Autor verificado

            En nuestro centro auditivo mejoramos la comunicación entre personas, por ello, y a través de nuestros expertos en audición y salud auditiva alrededor de toda España, podrá encontrar personalización y trato humano a la hora de realizarse una revisión auditiva, calibrarse su audífono, así como reparar el mismo en nuestra tienda de audífonos para sordos.

            ¿Quieres mejorar tu audición?

            ¡Te asesoramos!

            Prueba audífonos
            gratis ahora

            ¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

            Deja tus comentarios

            Contacto

            ¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

            Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

            Te llamanos

            Encuentra tu centro auditivo

            Abrir chat
            1
            Hola
            ¿En qué podemos ayudarte?