¿Eres profesional?
memoria-sensorial

¿Qué es la memoria sensorial?: conoce sus tipos y cómo estimularla

La memoria es una de nuestras aptitudes intelectuales más importantes. Se trata de una capacidad humana de la que se conocen varios tipos. Uno de ellos es la memoria sensorial. ¿Has escuchado alguna vez la frase “recordar es vivir”?

Cuando recordamos un evento del pasado, lo hacemos gracias a un estímulo que generó una impresión en nosotros; por ejemplo, un olor. Esto es lo que se conoce como memoria sensorial. Veamos de qué se trata.

¿Qué es la memoria sensorial?

Es una facultad que nos permite captar y almacenar información de los diversos ambientes o entornos en los que hemos estado, a través de los estímulos que hemos recibido y que han generado una impresión en nosotros.

Como información obtenida a través de nuestros sentidos, la función de la memoria sensorial es captar este conjunto de datos de la realidad para luego, en función del valor o relevancia que le demos a esa información, desecharla o conservarla en el largo plazo.

Se trata de una aptitud asociada a nuestros sentidos, la cual nos permite retener la información porque está asociada al gusto, olfato, oído, vista o tacto. Como proceso, al permitirnos recordar lo que consideramos importante, resulta vital para nuestra adaptación al medio.

Entre los ejemplos de memoria sensorial que podemos mencionar están aquellos momentos en los que el olor de las páginas de un libro nos hace recordar nuestra época del colegio. También, cuando el sabor extraño de una bebida o comida nos previene contra un peligro potencial.

Tipos de memoria sensorial: una por cada sentido

Como puedes ver, esta memoria sensitiva funciona con los datos que capta del entorno por medio de los sentidos. Por eso existe un tipo por cada uno de nuestros cinco sentidos. Veamos:

Memoria icónica o visual. Es el resultado de la información captada del entorno por medio del sentido de la vista. Registra experiencias visuales, como podrían ser un logotipo o los colores de un amanecer. Estos recuerdos son bastante efímeros.

Memoria ecóica o auditiva. Este es el almacén de la información que captamos por medio del sentido del oído, como la voz de tu pareja o una canción. Es capaz de conservar mucha información, aunque solo durante cuatro segundos.

Memoria háptica. Se trata de la memoria vinculada con el sentido del tacto. Es la que se activa cuando un estímulo genera un impacto en nuestra piel, y nos permite explorar los diversos objetos para saber cómo manejarlos con eficiencia y seguridad. Por ejemplo, la memoria de habernos quemado.

Memoria olfativa. Es el resultado de la información que percibimos a través del olfato. Es el sentido que capta mayor diversidad de estímulos. Además, enlaza los aromas con distintas experiencias y situaciones. Es la que se activa cuando, por ejemplo,  asociamos un perfume a una persona.

Memoria gustativa. Como sucede también con la olfativa, puede conservar la información en el largo plazo. Tiene menor desarrollo en nosotros, aunque nos permite usar la memoria para clasificar los sabores y asociar momentos particulares con ellos.

Ejercicios

Estimular nuestra memoria sensitiva desde que somos infantes es clave para desarrollo sano del cerebro y de nuestras capacidades cognitivas en general. La estimulación en la edad infantil puede realizarse con la exposición a formas, colores y texturas, por medio de diversos juegos.

En general, hay actividades que todos podemos realizar para mantener un adecuado estimulo de nuestras funciones cognitivas. Es el caso de la lectura, viajar, memorizar poemas o canciones, conocer un nuevo idioma o aprender a tocar un instrumento musical.

La idea es que desde temprana edad, y luego de manera constante, se realicen actividades para fomentar la formación de sinapsis y la creación de nuevos circuitos en el cerebro.

Cultiva tu memoria sensorial

Como una de nuestras más singulares aptitudes cognitivas, se trata de una función que puede marcar la diferencia en nuestros procesos de aprendizaje y en nuestra capacidad para adaptarnos al entorno.

Ahora que ya conoces con más profundidad qué es la memoria sensorial, esperamos que a partir de ahora no olvides ejercitar la tuya, así como promover su estimulo en los más pequeños.

¿Quieres mejorar tu audición?

¡Te asesoramos!

Prueba audífonos
gratis ahora

¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

Leave Your Comment

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com

Contacto

¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

Te llamanos

Encuentra tu centro auditivo

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?