otitis-interna

Otitis interna

La otitis interna, como bien lo dice su nombre, consiste en una inflamación del oído interno. Dicha inflamación se relaciona generalmente con una infección bacteriana o virológica que produce una reacción desfavorable en los tejidos del oído.

La duración de la inflamación varía de acuerdo a la agudeza de la infección y la respuesta del cuerpo para eliminarla. Los síntomas cambian de acuerdo a los tejidos afectados y suele ser una condición aguda que desaparece en poco tiempo. Aunque hay casos en los que la otitis interna puede hacerse crónica

La otitis interna es frecuente en niños, pero también puede aparecer en adultos. La gravedad de la condición depende de la capacidad de la infección de expandirse en el oído interno y en la zona laberíntica.

Los síntomas de la otitis interna

Para evaluar los efectos de la otitis interna es necesario hacer una exploración del oído con un otoscopio. De esta manera, se puede reconocer la expansión de la infección y la afectación de los tejidos. En algunos casos, la movilidad del tímpano puede estar comprometida e incluso limitar la capacidad auditiva.

La otoscopia neumática y la timpanometría son exámenes para diagnosticar la afectación de la osamenta del oído. Con la inflamación y el avance de la infección, los huesos en el oído medio pueden perder movilidad y reducir la escucha del paciente. Por ello, es necesario examinar los efectos de la condición antes de establecer un tratamiento.

Por otro lado, la otitis interna puede manifestar los siguientes síntomas:

  • Dolor agudo en el oído (Otalgia).
  • Fiebre causada por la infección.
  • Vértigo o sensación de perder el equilibrio.
  • En algunos casos puede presentarse otorrea (secreción originada en el oído).
  • En casos graves, la otitis puede generar parálisis facial y reducción de la capacidad auditiva.

Estos síntomas varían de acuerdo a los tejidos y zonas del oído afectados por la infección. Los casos de otitis interna pueden tornarse crónicos si la infección no es eliminada del cuerpo. Por las causales de la condición, la otitis interna es poco frecuente en adultos, pero es muy común en niños y pequeños adultos.

Causas de la otitis interna

La otitis interna es una condición que inicia por una infección en el oído medio. El oído está dividido en tres partes: externo, medio e interno. Cuando hay una infección en el oído medio esta puede viajar por el resto del sistema auditivo. Cuando llega al oído interno el paciente puede sufrir de vértigo y perder la audición.

El oído medio es una cavidad en donde las bacterias pueden reproducirse fácilmente. Los microorganismos que se encuentran más frecuentemente en la otitis son el Streptococcus pneumoniaeyHaemophilus influenzae. Además, los virus relacionados con problemas respiratorios y resfriados pueden producir la infección.

Las dos cavidades del oído interno pueden adquirir la infección y causar una reacción nerviosa en las dos cavidades, lo que puede desencadenar fiebre y vértigo. El oído es un sistema complejo interconectado, por ello, una infección en el oído medio puede afectar el resto del sistema auditivo.

Infecciones en el oído medio

Esta zona del oído está conectada a la garganta por la trompa de Eustaquio. Este conducto conecta la laringe con el oído medio y drena los líquidos que se acumulan en el mismo. Por ello, cualquier obstaculización del conducto puede resultar en una infección y, por consiguiente, en una otitis interna. La trompa de Eustaquio es más pequeña en los niños, lo que los predispone a contraer infecciones en el oído medio.

El oído medio es una cámara con mucosas perfecto para la reproducción de bacterias e infecciones. Los microorganismos llegan al oído medio ingresando desde el exterior, desde la trompa de Eustaquio o por la sangre. Desde allí, la infección puede desplazarse a la zona laberíntica y las cámaras del oído interno.

La infección puede aparecer con el ingreso de agua en el oído. El agua con cloro reseca la mucosa del oído y facilita la proliferación de microorganismos. Además, el agua no tratada puede facilitar el ingreso de organismos presentes en el agua.

Por otro lado, las infecciones respiratorias pueden desplazarse al oído a través de la trompa de Eustaquio. Las enfermedades respiratorias también pueden bloquear el conducto por lo que los líquidos no serán drenados. Este escenario es perfecto para producir otitis interna.

Tratamiento para la otitis interna

La otitis interna se trata contrarrestando la infección, por lo que el tratamiento se enfoca en utilizar antibióticos. La amoxicilina suele tener los mejores resultados en erradicar una infección en el oído medio.

Sin embargo, algunos médicos prefieren no recetar antibióticos para evitar la resistencia de los microorganismos. La otitis interna puede desaparecer por sí sola en unos cuatro días sin antibióticos o en un día usando amoxicilina.

La mejor manera de afrontar un caso de otitis interna en niños o adultos es consultar a un médico. Un experto podrá diagnosticar el daño en el oído y establecer un tratamiento apropiado.

Centros Multiacústica

Centros Multiacústica

Autor verificado

En nuestro centro auditivo mejoramos la comunicación entre personas, por ello, y a través de nuestros expertos en audición y salud auditiva alrededor de toda España, podrá encontrar personalización y trato humano a la hora de realizarse una revisión auditiva, calibrarse su audífono, así como reparar el mismo en nuestra tienda de audífonos para sordos.

¿Quieres mejorar tu audición?

¡Te asesoramos!

Prueba audífonos
gratis ahora

¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

Leave Your Comment

Contacto

¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

Te llamanos

Encuentra tu centro auditivo

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?