¿Eres profesional?
pruebas-del-oido-en-bebes-recien-nacidos

Pruebas del oído en bebés recién nacidos

Entre los exámenes médicos más delicados e importantes cuenta la prueba del oído en bebés. Pero pocos saben qué son las pruebas del oído en bebés, realmente. Por ello iniciamos señalando que se trata de un estudio antes indicado para aquellos niños con posible sordera tanto congénita como adquirida por otras causas.

No obstante, en la actualidad se ha generalizado a nivel mundial mediante programas para detectar su presencia aplicando la respectiva prueba auditiva bebés. En ese sentido, te invitamos a continuar leyendo este post y descubras lo fundamental de realizar la prueba auditiva recién nacido oportunamente.

Importancia de practicar una prueba del oído en bebés

Los primeros tres años de vida de un bebé son fundamentales para que aprenda el lenguaje, ya que el cerebro está madurando y en desarrollo. La audición es vital en su proceso de crecimiento, gracias a que mediante esta podrá desarrollar su lenguaje oral. En consecuencia, es imprescindible efectuar la correspondiente prueba del oído en bebés para detectar los problemas auditivos y tratarlos a tiempo.

Un diagnóstico temprano, seguido de una intervención oportuna y adecuada, reducirá el impacto de la pérdida auditiva. Mientras que, en simultáneo, ayudará a prevenir una de las afecciones más riesgosas, como lo es la hipoacusia infantil (posible crecimiento del bebé sin lenguaje).

¿Cómo se hacen las pruebas auditivas en bebés?

En función de lo antes dicho, hoy tenemos que la prueba de audición bebés se practica en todos los recién nacidos. De hecho, lo más conveniente es hacerlo antes de que abandonen el hospital. Se trata de un acto que, generalmente, se efectúa durante las primeras 24 y 48 horas de vida del pequeño.

Si la prueba de audición recién nacido no es efectuada en el tiempo estimado, entonces tendrá que hacerse durante el primer mes. Cabe destacar que, el cribado o screening neonatal de la hipoacusia se ejecuta por medio de dos tecnologías, tales como: 

  • Potenciales automatizados. Examinan la respuesta al sonido del nervio auditivo, así como del tronco encefálico. En este caso se colocan auriculares en los oídos del bebé y se recopilan señales. Esto a través de unos electrodos a ser colocados en la cabeza del niño.
  • Otoemisiones acústicas. Aquí se lleva a cabo el registro de la emisión causada por las células ciliadas externas del oído interno frente a los estímulos de sonido. Para efectuarlo es necesario insertar una pequeña sonda por el canal auditivo del pequeño.

Ambas son técnicas objetivas que no necesitan de una respuesta conductual del niño. Durante una prueba del oído bebé se podría optar por el uso de potenciales automatizados frente a las otoemisiones acústicas para el cribado neonatal. Ello debido a que estos últimos no estiman la vía auditiva, puesto que no son capaces de descubrir ciertas patologías como la neuropatía auditiva

Tipos de pruebas del oído en bebés

Junto con la prueba del oído bebé sobre los potenciales evocados, así como de las otoemisiones acústicas, es vital completar los análisis con otros estudios. Todos suman para lograr un diagnóstico lo más rápido posible. De igual manera, enseguida abordaremos las principales pruebas:

  • Timpanometría. Es una de las primeras pruebas que se deben realizar, gracias a la alta incidencia de afecciones existentes en el oído medio durante la niñez.
  • Pruebas conductuales. Estas son pruebas subjetivas y requieren de la colaboración o cambio de comportamiento en el pequeño como respuesta a un estímulo acústico. Además, dependiendo de su edad, podrán emplearse técnicas distintas.

Así tenemos que el niño examinado amerita más que una sola prueba, puesto que son necesarios otros análisis objetivos y subjetivos. Hablamos de actos complementarios y no excluyentes.

Cambios de comportamientos

  • Menor a los seis meses de edad. El cambio de comportamiento sencillamente detectable como respuesta a un estímulo auditivo es, el reflejo de succión. Esto se puede ver desde que empieza a succionar el pecho de la madre hasta cuando toma su biberón o un chupete, por ejemplo.

Otra forma de detección consiste en una serie de reflejos que muestran los bebés ante los estímulos sonoros. Nos referimos al movimiento de ojos, de brazos, de piernas y contracciones del cuerpo. No obstante, estas son respuestas que se logran obtener mayormente a intensidades más distanciadas del umbral.

  • Cinco y seis meses. Se podría condicionar al pequeño a que realice algún acto en respuesta a un sonido mediante una audiometría por refuerzo visual. 
  • Dos y tres años. Se le puede pedir efectuar acciones más complejas cuando escuche un sonido, a través de juegos sencillos, por ejemplo.

Así que, como puedes apreciar, mucho conviene hacer la prueba del oído bebé con los especialistas durante las primeras 24 y 48 horas del nacimiento. Y solo en casos extraordinarios podría efectuarse durante su primer mes de vida para evitar riesgos mayores.

¿Quieres mejorar tu audición?

¡Te asesoramos!

Prueba audífonos
gratis ahora

¡Encuentra el audífono que mejor se adapta a tus necesidades!

Leave Your Comment

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com

Contacto

¡Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible!

Atenderemos tu consulta a la mayor brevedad posible.

Te llamanos

Encuentra tu centro auditivo

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?